Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

¿Son compatibles las instalaciones solares térmicas y fotovoltaicas?

Los sistemas solares térmicos y los fotovoltaicos son técnicamente indepen­dientes entre sí. Con un mismo panel no se puede obtener al mismo tiem­po calor y energía eléctrica.

Sin embargo, en una instalación se pueden combinar collectores solares térmicos con placas fotovoltaicas. Con los collectores térmicos podermos obtener agua caliente sanitaria o calefacción i con los paneles fotovoltaicos podremos generar energía eléctrica.

Por lo tanto, podemos decir que son tecnologías perfectamente compatibles. 

¿Cuánto tiempo se tarda en amortizar una instalación solar?

Hay distintos factores que determinan el periodo de amortización de una ins­talación:

  • El correcto cálculo de las necesidades de la instalación solar
  • La optimización del sistema
  • La adecuada instalación y calidad de materiales
  • Las subvenciones públicas obte­nidas.
  • El uso que se le dé a las placas solares. 

En término medio las instalaciones térmicas que­dan amortizadas aproximadamente a los 4–6 años. A su vez, las instalaciones fotovoltaicas quedan amortizadas a partir de los 7-9 años. 

¿Qué vida útil tiene una instalación solar?

En el caso de los sistemas solares térmicos, las instalaciones poseen un perio­do de vida superior a los 25 años. 

En el caso de las instalaciones fotovoltaicas, el periodo de vida es superior a los 30 años. 

¿Cuál es la relación entre la cantidad de sol recibida y el rendimiento obtenido?

En el caso de la energía solar térmica, los captadores solares no sólo cap­tan los rayos del Sol durante los días despejados. La radiación difusa existente durante los días nublados también se puede aprovechar pero a un rendimiento menor que en circunstancias favorables. Sin embargo, durante largos periodos de cli­ma adverso será necesario aportar más energía mediante los sistemas conven­cionales de apoyo para mantener la temperatura óptima de uso. 

En el caso de las instalaciones fotovoltaicas, estas generan electricidad durante todo el año, mientras reciban radiación solar. En los días nublados los módulos fotovoltai­cos también generan electricidad, pero a un rendimiento menor.

Hay que señalar que la electricidad se genera a partir de la radiación solar, no del calor, por tanto el frío no representa ningún problema para el aprove­chamiento fotovoltaico. De hecho, como la mayoría de los componentes elec­trónicos, los paneles fotovoltaicos funcionan más eficientemente a temperaturas menores, siempre dentro de unos límites. 

¿Cómo se puede optimizar la situación de las instalaciones solares?

Los paneles solares operan mejor si son colocados en un lugar donde reci­ban luz solar plena. Pueden colocarse en el techo de una casa u oficina, sobre una estructura de soporte, montados en la fachada o sobre el terreno. Es prefe­rible evitar los lugares que reciben sombra (vegetación, nieve, otros edificios, ele­mentos constructivos, otros módulos, etc.), al menos durante las horas centrales del día, ya que la sombra afectará a su rendimiento. 

Debido al cambio de posición del Sol durante el año, la inclinación ideal de los paneles varía en función de la latitud en la cual nos encontremos. Normalmente se utilizan 45° en térmica y 30° en fotovoltaica, pero la inclinación puede variar en función de la aplica­ción, criterios de uso e integración arquitectónica. En cualquier caso es reco­mendable una inclinación superior a los 15°, para permitir que el agua de llu­via se escurra. La inclinación debe aumentarse en los lugares donde nieve con frecuencia. 

Del mismo modo, el sistema solar tendrá un mayor rendimiento si los pane­les solares están orientados en la dirección sur. 

Los sistemas solares pueden integrarse perfectamente en la mayoría de los edificios existentes, aunque sin duda, la mejor y más fácil integración se logra si se incluyen en el proyecto de un edificio de nueva construcción. 

Si en el edificio existe una comunidad de propietarios, la instalación la pue­de realizar la propia comunidad (para uso común o de los propietarios indivi­duales), o realizarla alguno de los propietarios para su propio uso, contando con el acuerdo de la comunidad. 

¿Cuál es el mantenimiento de una instalación solar?

Las instalaciones solares requieren un mantenimiento mínimo, y de carácter preventivo. Dos aspectos a tener en cuenta son, por un lado asegurar que nin­gún obstáculo haga sombra sobre los paneles y, por el otro, mantenerlos limpios, concretamente las caras expuestas al sol

En el caso de la energía solar térmica es necesario tener precaución con las bajas temperaturas. Para evitar la congelación del fluido lo normal es añadir un anticongelante, o vaciar el circuito de agua cuando la temperatura alcance un determinado valor. En el caso de largos periodos de inactividad de la insta­lación solar (en verano sobre todo), es recomendable tapar los captadpres sola­res para evitar que el fluido alcance una temperatura demasiado elevada.

valoración: 2.9 - votos 16

Última revisión: 9 de noviembre de 2016