Paneles de energía
solar fotovoltaica

Instalaciones fotovoltaicas aisladas

Instalaciones fotovoltaicas aisladas

Estas instalaciones se emplean sobre todo en aque­llos emplazamientos en los que no se tiene acceso a la red eléctrica y resulta más econó­mico instalar un sistema foto­voltaico que tender una línea entre la red y el punto de con­sumo. La electricidad genera­da se destina a autoconsumo.

Las principales aplicacio­nes de los sistemas aislados son:

  • Electrificación de viviendas y edificios, principalmente para iluminación y elec­trodomésticos de baja potencia
  • Alumbrado público
  • Aplicaciones agropecuarias y ganaderas
  • Bombeo y tratamiento de agua
  • Antenas de telefonía aisladas de la red
  • Señalización y comunicaciones

Elementos de una instalación solar fotovoltaica aisladas de la red eléctrica

Instalación energía solar fotovoltaica en un refugio aisladoLa configuración básica de las instalaciones aisladas de la red eléctrica está compuesta por el generador fotovoltaico, un regulador de carga y una batería. La batería es el elemento encargado de acumular la energía entregada por los paneles durante las horas de mayor radiación para su aprovechamiento duran­te las horas de baja o nula insolación. El regulador de carga controla la carga de la batería evitando que se produzcan sobrecargas o descargas excesivas que disminuyen su vida útil. Con esta configuración el consumo se produce en corrien­te continua.

Otra configuración básica es el bombeo solar, compuesto por los paneles, un pequeño equipo y la bomba, en el que se bombea agua cuando hay sol, no nece­sitando baterías.

La configuración más utilizada en viviendas es la compuesta por el genera­dor fotovoltaico, regulador de carga, baterías e inversor, este último para con­vertir la energía acumulada en las baterías en corriente alterna, que es la utili­zada para la mayoría de las aplicaciones.

Para el cálculo de este tipo de instalaciones, los criterios de diseño son dife­rentes. En las instalaciones conectadas a red, se intenta maximizar la producción anual, orientando al sur y con la inclinación más favorable. En cambio, para las instalaciones aisladas, el criterio debe ser para que produzca al máximo en el mes más desfavorable, diciembre, y así el resto del año tendrá como mínimo la energía calculada para el peor mes, cubriendo siempre las necesidades.

valoración: 3 - votos 1

Última revisión: 21 de marzo de 2017