Paneles de energía
solar fotovoltaica

Instalaciones fotovoltaicas conectadas a la red eléctrica

Instalaciones fotovoltaicas conectadas a la red eléctrica

La corriente eléctrica generada por una instalación fotovoltaica puede ser ver­tida a la red eléctrica como si fuera una central de producción de electricidad. El consumo de electricidad es independiente de la energía generada por los paneles fotovoltaicos. En estos casos, el usuario sigue comprando la energía eléctrica que consume a la compañía distribuidora al precio establecido y además es propie­tario de una instalación generadora de energía eléctrica.

Las potencias más usuales son de 2,5 y 5 kW o múltiplos de 5 hasta 100 kW. Existen instalaciones mayores, pero sólo las realizan empresas o centros de investigación, ya que se amortizan en periodos más largos. 

Algunas de las aplica­ciones de estos sistemas son las siguientes:

  • Instalaciones en tejados, terrazas, etc. de viviendas que dispongan de conexión a la red de distribución eléctrica: Se aprovecha la superficie del tejado para colocar sistemas modulares de fácil instalación.
  • Plantas de producción: Son aplicaciones de carácter industrial que pueden ins­talarse en zonas rurales no aprovechadas para otros usos (“huertas solares”, “cooperativas energéticas”) o sobrepuestas en grandes cubiertas de zonas urba­nas (aparcamientos, zonas comerciales, etc.)
  • Integración en edificios: Consiste en la sustitución de elementos arquitectónicos convencionales por nuevos elementos arquitectónicos que incluyen el elemen­to fotovoltaico, y que por tanto son generadores de energía (recubrimientos de fachadas, muros cortina, parasoles, pérgolas, etc.)

Elementos de una instalación solar fotovoltaica conectada a la red

Generador Fotovoltaico

Las células fotovoltaicas, por lo general de color negro o azul oscu­ro, se asocian en grupos y se prote­gen de la intemperie, formando módulos fotovoltaicos. Varios módu­los fotovoltaicos junto con los cables eléctricos que los unen y con los ele­mentos de soporte y fijación, consti­tuyen lo que se conoce como gene­rador fotovoltaico.

El generador fotovoltaico es el ele­mento encargado de transformar la radiación solar en energía eléctrica. Esta electricidad se produce en corriente continua, y sus características dependen de la intensidad energética de la radiación solar y de la temperatura ambiente.

Inversor

El inversor es el elemento que transforma la energía eléctrica (corriente con­tinua) producida por los paneles en corriente alterna de las mismas característi­cas que la de la red eléctrica. Existen diferentes tipos de inversores, pero se considera recomendable escogerlo en función del tamaño de la instalación a rea­lizar.

Contadores

El generador fotovoltaico necesita dos contadores ubicados entre el inversor y la red, uno para cuantificar la energía que se genera e inyecta a la red para su facturación, y otro para cuantificar el pequeño consumo (< 2 kWh/año) del inversor fotovoltaico en ausencia de radiación solar, así como garantía para la compañía eléctrica de posibles consumos que el titular de la instalación pudiera hacer.

El consumo de electricidad del edificio se realizará desde la red, con su propio contador, siendo ésta una instalación independiente del sistema fotovol­taico.

valoración: 3 - votos 1

Última revisión: 21 de marzo de 2017