Menu

Instalación de energía solar térmica

Planta de energia solar
Termoeléctrica

Acumulador solar

Acumulador solar

Un acumulador solar es un depósito que separa el suministro de energía solar de la captación de energía. Es decir, es frecuente, sobre todo en el campo de la energía solar, que la potencia eléctrica que se quiere utilizar no se corresponde en la potencia eléctrica que se está obteniendo en un determinado momento. Por ejemplo, en horas nocturnas se puede requerir agua caliente sanitaria pero no se dispone de radiación solar para calentarla.

Para ello, el acumulador almacena energía térmica procedente de los captadores solares. Se puede considerar como una batería que almacena energía calorífica.

Cuando el sistema necesita, por ejemplo, agua caliente sanitaria el acumulador suministra esta agua caliente y la reemplaza por agua fría. El agua fría pasará por el circuito de colectores solares expuestos a la radiación solar y aumentará su energía térmica. El agua caliente vuelve al acumulador para cuando se necesite.

El acumulador solar está constituido por una cuba metálica fabricada a partir de material sintético y aislado. A su vez, el acumulador incorpora a su instalación uno o dos intercambiadores de calor o intercambiadores térmicos. Estos intercambiadores permiten aumentar al máximo su seguridad para evitar el riesgo de fugas y la pérdida de energía térmica.

El acumulador se encuentra en posición vertical. De este modo, la estratificación de temperaturas se ejecuta con mayor facilidad y efectividad, por lo que no es necesario que todo el depósito esté a la temperatura marcada. Con esta posición vertical del acumulador se obtiene un mayor rendimiento térmico de los captadores solares, y se evitan de nuevo las pérdidas térmicas debidas a la termodinámica de los elementos.

Tipos de acumuladores solares

El tamaño de la instalación solar es el elemento más importante para elegir un tipo de acumulador u otro.

Para estructuras pequeñas o medianas es habitual que el propio depósito contenga también el agua de consumo. Por otro lado, en instalaciones de energía solar térmica de grandes y complejas dimensiones, es fundamental que se establezcan gradualmente otros depósitos intermedios de inercia, para almacenar en éstos la energía térmica que se traspasará posteriormente al acumulador solar.

Además, en función de si los intercambiadores de calor son exteriores o están situados dentro del condensador, podemos obtener otras variantes. Si el depósito no presenta el intercambiador incorporado, el calentamiento del agua se efectúa en el exterior, mientras que, si se incluye en su interior, tanto la acumulación del agua como su posterior aumento de temperatura se producen dentro del mismo depósito.

El acumulador puede estar por encima de los colectores solares o en otro sitio de la instalación. En el primer caso, se trata de un sistema solar de termosifón; el fluido que circula entre los colectores solares y el acumulador no requiere de bombeo. En el segundo paso se requiere una aportación de energía eléctrica para bombear el fluido. En estos casos, la energía aportada puede provenir de otra fuente de energía renovable o directamente de la red eléctrica.

valoración: 4 - votos 2

Última revisión: 25 de abril de 2019