Paneles de energía
solar fotovoltaica

Instalación de energía solar térmica

Planta de energia solar
Termoeléctrica

Definición de combustibles fósiles

Definición de combustibles fósiles

Los combustibles fósiles son recursos de energía no renovables porque requieren millones de años para su formación de forma natural. Debido a su alto poder calorífico son fuentes de energía útiles para generar energía térmica y su uso ha permitido el gran crecimiento económico y demográfico ligado a la revolución industrial del siglo XIX. Aunque ahora son fundamentales para nuestra economía. En 2007 la combustión de carbón, petróleo y gas natural representó 86,4% de la energía primaria mundial. Sin embargo su combustión es una de las principales fuentes de contaminación atmosférica y el calentamiento global, suponiendo un importante problema desostenibilitat.

Se han originado de forma natural por un proceso de fosilización en anoxia (falta de oxígeno) ambiental: la materia orgánica no se ha degradado por microorganismos (que no pueden vivir), haciéndose dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O), sino que permanece en forma de moléculas orgánicas más complejas, sólidas, líquidas o gas, la energía de las cuales es la que se libera en utilizarlos como combustible.

Definición de combustible fósil

Existen varias definiciones de combustible fósil. Desde nuestro punto de vista una definición que refleja mejor lo que es un combustible fósil es la siguiente:

Los combustibles fósiles son aquellos combustibles originados por la descomposición parcial de materia orgánica de hace millones de años transformada por la presión y temperatura debidas a las capas de sedimentos acumulados sobre él.

Por definición, los combustibles fósiles son considerados fuentes de energía no renovable; el consumo de de este combustible es muy superior al tiempo en que tarda en generarse (millones de años).

Tipos de combustibles fósiles

Los ejemplos principales de combustibles fósiles son el petróleo, el carbón y el gas natural.

Petróleo

El petróleo es un aceite mineral, constituido por hidrocarburos, contenido en grandes bolsas a los estratos superiores de la corteza terrestre. Este combustuble fósil, una vez refinado, da una gran cantidad de productos empleados como fuente de energía (gasolina, gasóleo, fuel, etc.) o como materia prima de la industria petroquímica.

Éste tipo de combustible es ámpliamente utilizado en motores térmicos sobretodo en motores para automóbiles. A día de hoy, en este tipo de aplicaciones, los automóbiles con motor eléctrico se está desarrollando muy rápidamente. La ventaja de los motores eléctricos es que la energía se puede generar a través de fuentes de energía renovable.

Carbón

El carbón es un ejemplo de combustible fósil

El carbón o carbón mineral es una roca sedimentaria de color negro, muy rica en carbono y con cantidades variables de otros elementos, principalmente hidrógeno, azufre, oxígeno y nitrógeno. La mayor parte del carbón se formó durante el período Carbonífero (hace de 359 hasta 299 millones de años).

El uso del carbón tuvo una importancia vital durante la revolución industrial donde era la principal fuente de energía de la indústria. Hoy en día, su uso se ha reducido considerablemente entre otras razones para reducir el efecto invernadero.

Gas natural

El gas natural es una fuente de energía fósil, como el carbón o el petróleo. Está constituido por una mezcla de hidrocarburos, unas moléculas formadas por átomos de carbono e hidrógeno. Su poder calorífico varía mucho según su composición, pero los más elevados se encuentran entre las 8.500 y las 10.200 kilocalorías por metro cúbico de gas natural.

El gas natural es una energía primaria (se puede obtener directamente sin transformación). Las otras energías primarias son la energía solar, el carbón y el petróleo. Se trata de la energía fósil más limpia en cuanto a residuos y emisiones atmosféricas, y del combustible más eficiente para la obtención de electricidad en las centrales térmicas, con una eficiencia total de un 50,7% frente al 25,7 % del fuel, el 26,1% del uranio (central nuclear) y el 26,8% del carbón.

Su utilización directa, sin tener que transformarse previamente en electricidad, tiene una eficiencia mucho mayor, de un 91,2%. También es más económico y más fácil de almacenar que el carbón y los derivados del petróleo.

Por todo ello se comenzó a utilizar a partir de los años 60 como combustible preferente excepto en el transporte, donde continúa predominando el petróleo. Además, se usa también como materia prima de numerosos productos químicos.

valoración: 4 - votos 29

Última revisión: 13 de abril de 2017

Volver