Combustibles fósiles.
Extracción de petróleo 

Central térmica de Cercs. Cataluña

Tratamiento de combustibles fósiles

Energía térmica i combustión.
Efectos de la termodinámica 

Gas natural

Gas natural

El gas natural es una fuente de energía fósil, como el carbón o el petróleo, está constituida por una mezcla de hidrocarburos, unas moléculas formadas por átomos de carbono e hidrógeno. Su poder calorífico varía mucho según su composición, pero los más elevados se encuentran entre las 8.500 y las 10.200 kilocalorías por metro cúbico de gas natural.

El gas natural es una energía primaria, o que se puede obtener directamente sin transformación. Las otras energías primarias son la energía solar, el carbón y el petróleo. Se trata de la energía fósil más limpia en cuanto a residuos y emisiones atmosféricas, y del combustible más eficiente para la obtención de electricidad en las centrales térmicas, con una eficiencia total de un 50,7% frente al 25,7 % del fuel, el 26,1% del uranio (central nuclear) y el 26,8% del carbón. Su utilización directa, sin tener que transformarse previamente en electricidad, tiene una eficiencia mucho mayor, de un 91,2%. También es más económico y más fácil de almacenar que el carbón y los derivados del petróleo.

Por todo ello se comenzó a utilizar a partir de los años 60 como combustible preferente excepto el transporte, donde sigue predominando el petróleo. Además, se usa también como en primera materia de numerosos productos químicos. La construcción de gasoductos y el comercio de gas natural ha dado lugar a conflictos armados importantes entre diferentes países del mundo en los siglos XX y XXI.

Propiedades del gas natural

El gas natural es una mezcla de gases más ligera que el agua, no tóxico, incoloro y en principio inodoro. El principal componente de este combustible fósil es el metano (CH4), una molécula sencilla formada por un átomo de carbono y cuatro átomos de hidrógeno, aunque contiene también otros hidrocarburos ligeros como el etano (C2H6), el propano (C3H8), el butano ( C4H10) o el pentano (C5H12) en mucha menor proporción.

La composición química del gas natural varía sensiblemente según su procedencia geográfica y geológica. La composición de esta fuente de energía no renovable suele ir asociada a otras moléculas o elementos como el anhídrido carbónico (CO2), el nitrógeno (N2) o raramente el helio (He) que hay que extraer cuando el gas natural es destinado a usos industriales y domésticos. En algunos yacimientos, por ejemplo el de Lacq (Francia), puede haber trazas de compuestos orgánicos de sulfuro de hidrógeno (SH2) y compuestos orgánicos sulfurados (gases dedos amargas).

Extracción de gas natural. Combustible fósil.Para extraer la energía interna contenida en los enlaces químicos C-H se debe de producir el proceso de combustión, unra reacción termodinámica. De esta forma se puede aprovechar la energía fósil del combustible. La combustión es una reacción termodinámica de oxidación exotérmica de un cuerpo combustible (en este caso, el gas natural) con otro cuerpo oxidante (en este caso, el aire) que hace de comburente. Esta reacción química produce un desprendimiento de energía calorífica y energía química. El fenómeno suele ser perceptible por la presencia de una llama que constituye también una fuente de luz.

Origen del gas natural

El gas natural, como los demás combustibles fósiles, se ha ido formando durante millones de años por la descomposición anaeróbica (sin oxígeno) de grandes cantidades de restos de organismesmorts depositadas en el que entonces había sido el fondo del mar o de un lago. Con el paso del tiempo, la materia orgánica mezclada con barro quedó enterrada bajo capas pesados desediments, que la sometieron a alta presión y temperatura, sin aire, durante largo tiempo, lo que poco a poco la alteró químicamente. De esta descomposición anaeróbica se desprendieron gases, especialmente gas natural.

Hoy, esta fuente de energía no renovable, el gas natural, se encuentra a menudo en estado gaseoso en bolsas que se encuentran bajo tierra cerca de bolsas de petróleo, que queda en estado líquido. Ambos combustibles fósiles se encuentran en rocas de origen sedimentario, donde fenómenos geológicos los aprisionan, el uno, el otro o los dos, dando lugar a grandes bolsas subterráneas. El gas natural puede estar en forma llamada seca, es decir, totalmente gaseoso, o bien en forma húmeda, es decir, mezclado con hidrocarburos más largos, que se separan fácilmente como líquidos por compresión, refrigeración o absorción.

El gas natural seco es predominantemente metano (60% -95%), pero puede contener cantidades apreciables de etano (5% -20%) según la región donde se encuentre.

valoración: 3.3 - votos 14

Última revisión: 17 de agosto de 2016